Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
img
img

 

 

La Segunda Edad
Lo que nos pasa después de los 50. Por: Ariel Villar

img
img
20 de Enero, 2013 · General

Herencia... (para mis hijos)

Herencia. (Para mis Hijos)

 

Tal como en la travesía de aventura, cuando pasamos un poco más allá de la mitad del camino, la idea vaga de volver atrás deja de ser una opción. Es en ese momento en que le ponemos todas las fichas a nuestra máquina y nuestra capacidad para llevarla, y giramos el puño derecho acelerando con decisión.

Sin ánimo de preocuparlos y sin intención que se llegue a intuir siquiera una especie de despedida (el último que piensa en eso soy yo, se los aseguro), de tanto en tano giramos la cabeza casi de forma inconsciente para mirar la huella que vamos dejando, que en definitiva es lo único que queda, como también todo lo que nos llevamos, que no es ni más ni menos que los afectos, los paisajes y los bichos pegados en el casco…

 

Y me puse a pensar en esto de la “herencia”, lo que les voy dejando en sus vidas, que no es mucho, en especial lo material, que se resume en una moto, una guitarra, un saxo y un puñado de herramientas. Me refiero a lo que, a través del infinito amor que siento por Ustedes, trato de ir dejándoles en cada oportunidad que se presenta.

Y me acuerdo de todas esas “pequeñas cosas”: las tosatadas y el mate en el silencio de la mañana, la cervecita y la picada mientras lavan o arreglan los autos los varones, el dormir abrazados en el sillón mirando la tele con las nenas, la compañía de la ruta, el estar en cada momento importante de sus vidas, en un respetuoso segundo plano, tratando de inyectarles siempre la cuota de optimismo y humor ácido…

 Y el Asado!!!

Como siempre andamos corriendo atrás de no se qué zanahoria, hoy les quiero dejar una especie de “Manual del Asador de Familia”, a los cuatro, pero no sólo para que les salga rico, sino para que lo apliquen en todo lo que hagan en sus vidas:

 

Lo primero es hacerse amigo del fuego: el fuego es vida, y si se va de control, es muerte. Aprendan a controlar el fuego, y manténganlo siempre encendido. Una vida sin la pasión del fuego no es nada. Bastan un par de maderitas o ramitas sobre 2 o tres bollitos de diario, sobre el que tienen que construir una especie de Iglú de carbón, con alguna entrada de aire y una pequeña salida. Como el Iglú de hielo de los esquimales, que a pesar de ser de hielo, los abriga y mantiene vivos.

Cuando el carbón esté bien blanco (de día) o bien al rojo (de noche), desparramen el fuego con un palo largo (para no quemarse, como en la vida, jaja), pero siempre guarden de la bolsa de carbón sin usar, y un par de brasas encendidas en un rincón de la parrilla. Pongan “Todo al Asador”, nunca se guarden nada, compartan todo. Pero que no le dé el fuego directo ni muy cerca porque se arrebata y se quema. Las brasas más grandes tienen que rodear la carne y solo las muy pequeñas y espaciadas deben quedar debajo del futuro manjar. Rodear es abrazar, como la paloma que empolla sus huevitos.

Si no pueden regular la altura de la parrilla, regulen el fuego: para bajarlo abran las brasas, de modo tal que puedan esperar el tiempo que sea necesario a que lleguen los comensales a la mesa. Para el asado empiecen por el lado de la costilla, un par de vueltas de ambos lados hasta que tome temperatura de cocción y después se deja sobre la costilla hasta un momento antes de servirlo, cuando se lo da vuelta del lado de la carne, para servirlo calentito. Lo mismo el vacío, tomando el cuero como si fuera la costilla. La molleja se pone entera y cuando tome tensión y empieza a dorarse, vuelta y vuelta, se abre al medio y se pone del lado interno mas crudo. Mucho limón y algo de sal, hasta que esté chispeante y doradita. La morcilla lejos del fuego, sólo se calienta para que no se reviente. Pinchen el chorizo en el medio para que se desgrase de a poco, girándolo a cada rato, para que se dore parejo.

Sírvanse un buen vino con hielo o el trago que prefieran, y asegúrense de tener a mano la tabla, el cuchillo, un repasador, buena música y por supuesto: “rodeados de afectos”.

A esta altura vayan poniendo nuevo carbón sobre las brasitas que quedaron aparte, para poder moderar el fuego y el tiempo a voluntad.

Participen de la charla, disfruten y escuchen. Ríanse mucho. Enséñenle a los más chiquitos el rito del asado en familia, dejándolos juntar ramitas y mover un poquito el fuego encendido: les aseguro que para ellos es mágico (lo fue para mi con mi viejo y luego con ustedes cuando eran chiquitos).

Continúen con la hermosa tradición familiar de dar a probar lo que vaya estando a punto, en la boca o en un pancito, es el mejor aperitivo!!!

Vendan bien la mercadería!!! Como todo en la vida, entra primero por los ojos!!! Y si se agrandan un poco cuando muestran la bandeja, es un éxito asegurado!

Sírvanlo de a poco y a gusto del consumidor: la realidad es que siempre el asado tiene una parte mas cocida y una mas jugosa: cuestión de saber acomodarla en la bandeja y ofrecerla con aire de especialista: “lo de la derecha está más cocido y a la izquierda, jugoso” jeje.

Los huesos y restos son siempre del perro, nuestro o del vecino. Nunca se tiran! (recuerden: compartirlo todo).

Asi, de a poco y con práctica, van ir logrando transformar sus vidas y sus Domingos, estirando la tarde con mate, lavando el auto, paseando, o volviendo de una salida corta.

 

Y para cuando se quieran acordar, habrán superado aventuras amorosas, cambios de pañales, corridas al pediatra, triciclos, bicis… y van a estar abrazándose con unos tigres y leonas hermosos, mucho más altos que ustedes, que en algún momento, a viva voz y desde lo más profundo del alma, griten:

 

                “ UN APLAUSO PARA EL ASADOR!!!”

publicado por arielvillar a las 16:34 · Sin comentarios  ·  Recomendar
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>, <li>· Lista</li>
img
.Sobre mí
FOTO

Ariel Villar

Amante de la vida, soñador, hiperquinético, un poco cansado, respetuoso de los mayores, aprendiz del ensayo y error, ávido comunicador, hombre de radio por afición de toda la vida, enemigo de la rutina, niño eterno, comedor de asados y mariscos, amigo del buen vino, seductor (dicen por ahí… hay gente para todo), motociclista de la ruta...

» Ver perfil

img
.Enlaces
» MOTOS Y VIAJES
img
.Más leídos
» Censo Nacional 2010. Un Cuento.
» El Blog, para qué sirve?
» El Motociclista - Cuento
» Guardar silencio... sirve?
» Insectario
» Intentando definir la Segunda Edad
» La Percepción - El Sentido Común
» Lo que abunda no daña...
» Mamá! Quiero Caca !!
» Prólogo
img
.Se comenta...
» Intentando definir la Segunda Edad
2 Comentarios: Antonio, Fernando
» El Motociclista - Cuento
6 Comentarios: Priscilla, Fernando, miguel mozo, [...] ...
» Prólogo
1 Comentario: Sam
» La Percepción - El Sentido Común
1 Comentario: Sandra Villar
img
.Buscador
Blog   Web
img
.Calendario
Ver mes anterior Febrero 2020 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728
img
.Secciones
» Inicio
img img
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad